Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Sistemas de iluminación led para el hogar

Comienza el contenido principal

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de comprar lámparas led?

Cada vez que se habla de los sistemas de iluminación led para el hogar se resalta la poca energía que consumen y el gran ahorro que suponen en la factura de la luz, pero lo cierto es que son muchas más las ventajas y beneficios que aportan.

Versatilidad. Sostenibilidad. Seguridad

  • Versatilidad: tal es la variedad de luminarias led que encontramos en el mercado, en cuanto a formas y diseños, que podemos crear diferentes escenarios con muy poco, tanto en interiores (una habitación) como en exteriores (la zona del jardín, de las piscinas…).
  • Sostenibilidad: el uso de esta tecnología en iluminación repercute de manera positiva en el medioambiente. La llaman iluminación ecológica por algo.
  • Seguridad: este tipo de luces trabajan con corriente continua de baja tensión, lo que reduce considerablemente las probabilidades de que se produzca un accidente doméstico por electrocución o una desagradable descarga de lámparas y apliques.

Además, no necesitan mucho mantenimiento, duran hasta 10 veces más que una luminaria tradicional o incandescente. Ya sea por el ahorro, por su eficiencia lumínica o por su versatilidad, cada vez es más habitual encontrar luces led en los hogares.

Es cierto que su precio es algo más elevado. Por este motivo, desde EDP Residencial by Total recomendamos sustituirlas de manera progresiva, empezando, por ejemplo, por aquellas que utilizamos con mayor frecuencia, como pueden ser las del baño o las de la cocina.

¿En qué debemos fijarnos para elegir el sistema más adecuado para el hogar?

El tamaño del espacio que se quiere iluminar

Si no lo hemos calculado previamente, corremos el riesgo de llegar a casa y darnos cuenta de que necesitamos una lámpara más o que tenemos que quitar un punto de luz. Además de las dimensiones, necesitaremos saber si el espacio cuenta con luz natural y el uso que se le va a dar a la habitación.

Una luz diferente para cada estancia

La luz que se necesita en una zona de trabajo es diferente a la que se necesita en la cocina o en un dormitorio. En función del ambiente que queramos conseguir y de la tarea que vayamos a realizar en cada habitación de la casa, elegiremos una luz u otra.

En una vivienda, por ejemplo, se aconseja distribuir la iluminación en distintos puntos, complementando la luz ambiental con luminarias de luz tenue. De esta manera, lograremos crear intensidades y combinaciones variables de iluminación, según el momento del día o la actividad que estemos desarrollando.

La temperatura de color

Se trata de una cualidad física de la luz y se mide en grados kelvin. Esta afecta a la tonalidad principal que percibimos. Por este motivo, es un factor que no debemos pasar por alto.

  • Las fuentes cálidas (2800k) se caracterizan por esos tonos más anaranjados o rojizos y son ideales para poner en el salón, en una sala de estar o en las habitaciones.
  • Las fuentes neutras (4000K) tienen tonos grises claros o blancos y son aptas para colocar en la cocina o en el baño.
  • Las fuentes frías (6500K) tienden a tonos azulados y son perfectas para iluminar garajes, trasteros

El color de las habitaciones y la altura del techo

Las paredes y los suelos oscuros absorben más luz, por lo que necesitaremos más potencia para iluminar esas estancias. Ocurrirá lo mismo en aquellos espacios cubiertos por muebles muy pesados y oscuros, especialmente si los suelos están tapados por grandes alfombras en tonos apagados.

En este punto conviene recordar que los muebles y los objetos pueden hacer sombras o reflejos que tendremos que valorar.

Ángulo de apertura

En función de lo que pretendamos iluminar, elegiremos un ángulo u otro. Para que te hagas una idea, las bombillas con ángulos entre 60º y 120º permiten iluminar una superficie por completo, por lo que se recomienda instalarlas en el hogar.

Para iluminar de forma más focalizada un rincón, una zona de lectura o cualquier lugar que requiera de una luz más directa, escogeremos una bombilla led con ángulos más cerrados, entre 20º y 40º.

Comprar lámparas led para el hogar: ¿qué más debemos saber?

¿Sabías que los fabricantes de lámparas están obligados a exhibir en sus productos la etiqueta energética? Primero fueron los electrodomésticos y ahora les toca a los productos de iluminación.

Esta etiqueta, que debe aparecer en el embalaje de las bombillas y lámparas, muestra una clasificación de nueve clases diferentes de eficiencia energética, donde la clase A++ es la más eficiente y la G la menos eficiente.

Si se trata de una bombilla que vamos a utilizar a diario y queremos que nos dure mucho y en las mejores condiciones, nuestro consejo es que selecciones siempre aquella con la máxima clase energética (A+ y A++), que tienen el etiquetado de color verde.

Otro factor a tener en cuenta es la potencia. Debido a la mayor eficiencia de estas lámparas, a la hora de elegir una, debemos pensar, al menos, en una quinta parte de la potencia que teníamos instalada en incandescencia.

Por ejemplo, para sustituir una bombilla incandescente de 40W, será suficiente con comprar una de bajo consumo de 9W, ya que aportará el mismo nivel de iluminación.

Recuerda: sustituir las lámparas halógenas tradicionales por unas de led es la decisión más inteligente que puedes tomar. Además, puedes ahorrar hasta un 80% de energía.

Si estás pensando en cambiar la iluminación de tu vivienda, ¡no lo pienses más, nosotros te ayudamos! Solicita una Asesoría LED donde un técnico revisará la iluminación eficiente en tu hogar y te facilitará un presupuesto para el cambio a leds sin compromiso. Esta asesoría es totalmente gratuita y está incluida en el servicio de mantenimiento de EDP by Total*.

*La Asesoría LED sustituye a la revisión anual de la instalación.

Fin del contenido principal